Mediona, Catalonia
+34617540622
info@quatregrapes.cat

El Baño

Debemos distinguir entre los baños que realizamos para mantener nuestro gato limpio y con un aspecto de pelo saludable (más o menos 1 vez al mes) y los baños de aquellos gatos que van a salir a exposiciones, que lógicamente se realizarán más a menudo y de una forma más “profunda” (donde también debemos tener en cuenta que y diversidad de opiniones y diferentes productos utilizados por cada uno. Me referiré a los primeros.

Lo ideal es acostumbrar al gato al baño ya desde muy pequeños, esto facilitará las cosas ya que habituará pronto a esta rutina. Debemos tener en cuenta que el baño nunca debe ser un proceso traumático para nuestro felino, por eso tenemos que hablarle en tono suave y cariñoso para tranquil·litzar-, sin hacer movimientos bruscos y evitando ruidos que puedan asustar .

Algunos puntos importantes previos al baño:

Debemos tener ya preparado todo el material: 

-Toalla para el secado posterior
-Champús
-El agua ya lista y a su temperatura correcta (ni mucho fría ni mucho caliente).

Es aconsejable antes de comenzar el baño cortarle las uñas al gato para evitar males mayores (es muy común que el gato se quiera escapar y agarre a nosotros (lo que más y lo que menos si se puede escabullirse lo hace).

También es muy importante darle un buen cepillado antes del baño y asegurarnos de que va a la ducha sin ningún nudo en su pelo (de existir alguno no sólo no se sacaría sino que enreda más el pelo y se haría más grande).

Hemos vigilar bien la temperatura de la zona de baño, generalmente el cuarto de baño, que no haya la zona demasiado fría ya que se nos puede enfriar el gato; si es así y un poco antes de empezar el baño podemos encender un pequeño calefactor. Una vez todo preparado, expongo a continuación los pasos propios del baño:

Enjuagar muy bien el gato.

   Podemos hacerlo en la bañera con el grifo de la ducha o en un lugar específico destinado para ello. Allí ponemos al gato ya con el grifo de la ducha preparado a la temperatura correcta y lo sujetamos suavemente por el lomo para evitar sus posibles fugas. Empezamos a mojarlo uniformemente por todo el cuerpo (lomo, patas, cuello, estómago) exceptuando la cara, que es la zona para él más desagradable y que dejaremos para el final.

Aplicar desengrasante (opcional)

    En el mercado especializado existen productos dedicados exclusivamente a eliminar este aspecto grasiento del pelo, lo que hace que el pelo quede más limpio y sedoso. Usado especialmente por los expositores y aplicados a gatos que van a salir de exposición. No es necesario que se aplique siempre, pero sí es recomendable usarlo ocasionalmente.

   Cuando el gato está bien mojado le aplicamos el desengrasante (es recomendable diluir el 50% del producto en agua, obteniendo así una mayor penetración en todo el pelo) y lo repartimos bien por todo su cuerpo aplicando un suave masaje.

Enjuagar con abundante agua retirando todos los restos

   (Podemos repetir de nuevo los puntos 2 y 3 para una mayor penetración y efecto del desengrasante)

Aplicar el Champú

   Hay multitud de marcas en el mercado específicas, muchas de ellas divididas según el tipo y color del pelo, existiendo también intensificadores de color. Muchos de nosotros usamos también champús específicos para humanos y muchos con excelentes resultados. Daremos ahora la primera enjabonada de champú con un pequeño masaje, repartiendo bien por todo su cuerpo hasta crear espuma.

   Una vez bien aclarado, tomaremos el gato sujetando con las manos y el escurriremos un poco para eliminar así parte del agua.

   Luego lo colocamos sobre la toalla que previamente teníamos preparada y el fregaremos bien para sacarle la mayor humedad posible, lo que facilitará el posterior secado.

 Una vez hecho esto ya podemos pasar al secador.